LA PRIMER NOCHE

 

Una señora pidió a sus tres hijas que cuando se  casaran la llamaran al día siguiente de la primera noche para contarle  lo más disimuladamente posible sobre el desempeño  sexual de sus maridos.

Luego de su primera noche, la hija mayor la   llamó y sólo le dijo: "Café Cabrales". La señora quedó confundida,   hasta que más tarde vió un anuncio de Café Cabrales que decía:   "Satisfacción garantizada hasta la última gota".

Tiempo después se casó su segunda hija, y a la   mañana siguiente la llamó para decirle entre suspiros: "Colchones   Simons". La mamá buscó la publicidad de colchones Simons y leyó

complacida: "Vive la vida con tu king zize" (extra grande).   

Por último se casó la hija menor, que sólo la llamó una  semana después, y casi sin voz le susurró: "Aerolíneas Argentinas". La  mamá buscó frenéticamente un anuncio de Aerolíneas  > Argentinas, y antes de desmayarse leyó: "5 veces al día, 7 días a la semana, ambas rutas"