Cualquier cosa


            Una estudiante entra a la oficina de su maestro, vigilando que no hubiese nadie en el pasillo, y cierra la puerta.

Entonces, dice:

             - "Profesor, yo haría 'cualquier' cosa por aprobar esta  asignatura...".
             El educador levanta la mirada desde su escritorio y se la  queda mirando. Ella se le acerca con ademán seductor y le susurra:

             - "Quiero decir que haría CUALQUIER cosa...".
             Él le pregunta:
             - "¿Cualquier cosa?".
             - "Sí, 'cualquier' cosa...", responde la alumna.
             - "¿Cualquier cosa?".
             Ella se le acerca más y contesta de nuevo:
             - "¡'Cualquier' cosa...!".
             Él acerca su rostro al de ella, y le murmura al oído:
             - "Podrías... ¿estudiar?".