CASTIGOS

Una expedición en el desierto encuentra un templo habitado sólo por hermosas mujeres. Los expedicionarios saltan de alegría imaginando las orgías que van a hacer, todas esas hermosuras para ellos solos, y quién sabe cuanto tiempo hace que no ven un hombre. Pero ellas los atrapan y los llevan hasta la Jefa Máxima que les dice:

- Por haber profanado este templo serán castigados, pero cada uno recibirá un castigo de acuerdo a su profesión. A ver Usted! ¿a qué se dedica?

- Soy carnicero -responde el primero de ellos.

- Entonces le cortamos el pene!... Usted! ¿qué es lo que hace?

- Soy herrero.

- Entonces se lo quemaremos con un hierro hirviente.

Entonces uno de los expedicionarios comenzó a reirse a carcajadas.

- Usted! ¿de qué se rie? ¿qué profesión tiene?

- Yo soy fabricante de chupetes!!!