¿ES POSIBLE LA EDUCACIÓN DE LA SEXUALIDAD EN PERSONAS CON SÍNDROME DE DOWN Y RETRASO MADURATIVO?

 

Virginia Martínez Verdier y Lina Pannía  

 

Esta es una enriquecedora experiencia de Educación en Sexualidad, en una Escuela de Educación Especial con Formación Laboral. A este establecimiento asisten unos cien adolescentes, quienes en su mayoría presentan Síndrome de Down y, una minoría, presenta diversas características ó patologías (debilidad mental leve ó moderada), otras diferencias ó necesidades especiales.

Comenzamos esta experiencia en el año 2002, realizando talleres intensivos con padres, con docentes y con el equipo profesional de la escuela.

Durante el año 2003, incluimos a 37 alumnos con retraso madurativo y con síndrome de Down a lo largo de 10 encuentros. Fueron agrupados de acuerdo a  su nivel de maduración y grado de sociabilización. Fueron seleccionados por el Equipo profesional de la escuela, de acuerdo a  sus historias de vida o situaciones particulares.

Habilitamos una consultoría para padres y otro espacio para docentes. Realizamos talleres con los docentes y el equipo profesional, que incluye a las autoridades.

El trabajo con los alumnos comenzó con  actividades de taller (la división) en 4 grupos; luego de dos encuentros, decidimos reagruparlos en 3 grupos, quienes continuaron así hasta el final de la tarea.

Se recorrieron los talleres de la escuela para ver la actitud de los alumnos en su ámbito habitual.

Para evaluar la tarea se les preguntó anónimamente y por escrito a los docentes y a los padres: ¿Notó cambios –positivos o negativos- en los alumnos con la implementación de los talleres?

 

Talleres con alumnos:

 

             Podríamos pensar que la paradoja se plantea entre la información y la formación de los alumnos asistentes a esta Escuela de Capacitación Laboral, en donde el grado de sociabilización de algunos adolescentes con necesidades especiales, les permite alcanzar destacados niveles de inserción socio-laboral.  

 Así, algunos se hallan realizando pasantías en organismos oficiales. Otros, a través del espacio de teatro, efectúan giras por el Interior, con una compañía teatral. Otros, organizan y conducen un programa de radio que se emite, quincenalmente por una Radio barrial de frecuencia modulada.

 Lo más significativo de la tarea -lo que despertó el mayor interés, en todos los participantes de todos los niveles y en todos los talleres- fue la aprehensión de conceptos de cuidado del propio cuerpo, lográndose significativos avances en la autoestima de cada uno.

 Con los participantes de mayor nivel de sociabilización, por lo tanto, de mayor grado interrelación social, se implementó, con el soporte de videos específicos, los cuidados sobre prevención embarazo y de las enfermedades de transmisión sexual. Se trabajó con distintos métodos anticonceptivos, de los cuales algunos tenían adecuado nivel de conocimientos.

Las pertinentes explicaciones y con la activa participación de ellos, permitieron desmitificar conocimientos comunes, populares, tanto en mujeres como en varones, relacionados con la anticoncepción, el aborto y la prevención de enfermedades de transmisión sexual, optimizándose el debido cuidado y respeto por sí mismos y por el otro.

La utilización de videos resultó un soporte pedagógico de gran ductilidad. La empatía lograda entre los participantes y las coordinadoras, facilitó la dinámica de los talleres y aumentó la relación comunicacional de los grupos.

 

Tarea realizada con los alumnos con Síndrome de Down y retraso madurativo de nivel bajo:

Edad mental y social: 5/7 años.

Varones:  13                Mujeres: 12

Edades cronológicas:  entre 17 y 27 años

     

Ejes trabajados:

·        Intimidad. Lo público y lo privado

·        Diferencias sexuales anatómicas Y BIOLÓGICAS.

·        El uso correcto de los términos vulgares y científicos.

·        Hábitos de higiene y autonomía.

·        Cuidado de los otros y autocuidado. Respeto.

·        Abuso sexual. Prevención.

 

Utilizamos videos educativos:

·        “De dónde venimos”

·        “Piquito aprende a cuidarse”

 

Técnicas: 

·        Se proyectaron varias veces con cada grupo.

·        Grupos de reflexión sobre los temas más significativos de los videos

·        Dibujo libre sobre lo que más les impactó del video.

·        Comentarios individuales y grupales de los  dibujos, personajes y enseñanzas y aprendizajes. (sobre lo dibujado).

 

 

Tarea con los alumnos con retraso madurativo de nivel alto:

 

Edad mental y social aproximada: 10/13 años. Son chicos muy socializados, la edad mental puede ser menor (se observa en sus dibujos), pero se desenvuelven con  soltura y lenguaje acorde a su edad cronológica.

Varones:  5                Mujeres: 7

Edades cronológicas: entre 15 y 28 años

 

Ejes trabajados:

·        Dimensiones Biológicas, emocionales y sociales de la sexualidad

·        Género.

·        Diferencias sexuales anatómicas y biológicas. Respuesta sexual. Conductas sexuales.

·        La primera vez.

·        Métodos anticonceptivos. Uso del preservativo

·        Intimidad. Lo público y lo privado

·        El uso correcto de los términos vulgares y científicos

·        Vínculos afectivos y vínculos violentos.

·        .Hábitos de higiene y autonomía.

·        Cuidado de los otros y autocuidado. Respeto.

·        Abuso sexual. Prevención.

 

Utilizamos videos educativos:

·        “De dónde venimos”

·        “Piquito aprende a cuidarse”

·        “Aprender a ser sexuales”.

·        “Educación sexual para gente joven”

 

Técnicas:

·        Grupos de reflexión

·        Dramatizaciones

 

Tarea con los padres:

 

Se estableció una consultoría para padres, consistió en 7 encuentros semanales de una hora. Concurrieron 6 madres, de las cuales, sólo 3 se mantuvieron en todos los encuentros y un padre.  Las mamás invitaban a otras madres, no informadas, de este espacio para Padres en la escuela de sus hijos. Antes de la hora prevista, algunas ya se hallaban esperando el inicio del encuentro.

Se les explicaron los objetivos de los talleres con los alumnos. Recabamos sus inquietudes. Cada madre trabajó su modo de relación con su hijo/a. Se les indicaron tareas para realizar, las cuales fueron cumplidas. Por ejemplo: permitir  que el hijo no se afeite o que lo haga solo. Facilitar o permitir la higiene y que su hija se vista sola Permitir la realización de otras tareas cotidianas relacionadas con el autovalimiento. Delegación de algunas responsabilidades de cuidado y atención  del hijo con necesidades especiales en otros miembros de la familia: hermanos, abuelos, otros familiares significativos

Durante las reuniones, y daba la heterogeneidad de las madres concurrentes, se mantuvo, como una constante invariable, la información acerca de los Derechos de los Niños, “los derechos de sus hijos”, con presentación de la Ley 114, creadora del Consejo de Derechos de Niños y Adolescentes y del Programa “Nuestros Derechos, Nuestras Vidas”, programa de Educación Sexual por el cual las Talleristas se hallaban trabajando en esa escuela. 

 A través de sus verbalizaciones, los padres fueron presentando las distintas situaciones relacionadas con la sexualidad de sus hijos y sus propias vivencias con relación a estas cuestiones, de difícil comprensión, abordaje y resolución para ellos mismos.

            Se ha podido observar y analizar con ellos también,  la situación  paradojal de ellos, como padres de niños ó adolescentes con necesidades especiales. Manifiestan sus aspiraciones acerca de que sus hijos crezcan, logren el autovalimiento para su autonomía en la vida, especialmente en las actividades cotidianas, pero se resisten a verlos crecer, a dejarlos crecer, a permitirles la libertad de la autodeterminación en sus acciones cotidianas, en sus actividades diarias, como la higiene personal, el vestirse, el cuidado de su ropa, el procurarse la elemental preparación de sus alimentos ó la adquisición de objetos básicos, como la compra de golosinas,  entre otras cosas.

En el cierre de cada taller, se les señala acerca de sus conductas contradictorias, frente a la educación de sus hijos que incluye la aceptación de la sexualidad, la esperable para sus edades, la posible según sus potencialidades, sus limitaciones, sus intereses, sus informaciones y sus respectivos grados de sociabilización.

Se ha podido observar los cambios que algunas madres han podido implementar, optimizando la independencia de sus hijos y lográndose que se  manifiesten como varones y mujeres con cierta autonomía y en la aceptación de sus limitaciones como personas con necesidades especiales.

En  otro aspecto, se  trabajó sobre la responsabilidad social y legal de los padres en la crianza, educación y acompañamiento de los hijos y en la toma de conciencia de sus singulares capacidades y de sus derechos. .

 

Ejes trabajados:

·        Sexualidad en general

·        Manifestación de la sexualidad en sus hijos

·        Sobreprotección, protección y  autonomía

·        Temores de los padres.

·        Estimulación y sobrestimulación.

·        Abuso sexual, cuidados y autoestima.

·        Concientización y aceptación de las capacidades y limitaciones de sus hijos.

 

Tarea con los docentes:

 

 Otra experiencia interesante fue el trabajo con los docentes. Se efectuaron varios encuentros, hallándose presentes, también, los maestros especiales y el Equipo Profesional integrado por las autoridades,  psicólogas, trabajadoras sociales y psicopedagogas.

Lo destacable es que algunos de estos docentes son técnicos sin formación docente, con capacitación en su oficio ó disciplina, pero con escasos ó nulos conocimientos pedagógicos. Sin embargo,  se ha podido observar el compromiso con los intereses de estos chicos, que al ser “diferentes”, requieren de diferentes tiempos y atenciones de parte de cada docente.

            En estos encuentros se profundizó la información sobre sexualidad, en general y, en particular, sobre los adolescentes con estas capacidades, potenciando el nivel de alarma, pues se ha observado situaciones de riesgo en algunos, y optimizando la capacidad comunicacional de los adultos con los chicos.

En el año 2002, habíamos trabajado la sexualidad de los alumnos y las escenas temidas de los docentes respecto a la sexualidad o de las conductas sexuales de estos niños.

Se les ofrece el espacio de consultoría, pero ninguno concurre. Se realiza un encuentro de 2 horas con suspensión de actividades, la mayoría de los docentes estaban preocupados por la sobrestimulación de la televisión en los alumnos y  por su responsabilidad civil ante denuncias de los padres por situaciones sexuales o de connotación erótica  entre alumnos, acaecidas en los baños o por sus conductas sexuales, casi obsesionados con los posibles comentarios de los padres, acerca de que manifiesten que estas conductas fueron aprendidas en la escuela. No preguntaron sobre las actitudes de los alumnos y su participación en los talleres.

 

Encuestas realizadas a los padres y los docentes:

1.- ¿Notó cambios después de la participación de su hijo/alumno en los talleres? Cuáles?

2.- Considera necesario continuar con la implementación de nuevos talleres sobre el tema? Porqué?

1.- Cambios mencionados por lo padres:

Habla más sobre el tema

Pregunta

Está más informado

Toca el tema sin vergüenza

Tiene bien claro el cuidado de su cuerpo

No dejarse tocar

Quiso saber de dónde salen los bebés.

Tiene menor inhibición para hablar sobre el tema

Comentó sobre lo hablado en el taller

Muy interesado y conversador sobre lo hablado.

Mencionó las diferencias entre el cuerpo del varón y la mujer

Diferenció entre lo bueno y lo malo.

Se ocupa más de su cuerpo.

 

Según los docentes:

Tienen más cuidados con los baños

Golpean la puerta

Más cuidados acerca sí mismos.

Ponen límites al otro.

Más comunicativos.

Menor inhibición.

 

2.- Todos mencionaron que los talleres  son necesarios e importantes porque amplia sus conocimientos y emociones, los padres no saben cómo actuar o no se animan, para despejar dudas,

 

Conclusiones:

La experiencia en la escuela fue sumamente enriquecedora para nosotras, fuimos trabajando, investigando y modificando nuestra planificación de acuerdo a los avatares de cada encuentro. En general, fuimos muy bien recibidas y el trato se mantuvo cordial durante las diez semanas de trabajo.

Como en toda institución, siempre hay quienes se oponen a los cambios innovadores, pero no fueron obstáculo para nuestra tarea.

Algunos alumnos con nivel madurativo bajo participaron con humor, curiosidad  y alegría. Otros, con inhibición y pudor.

Algunos alumnos con nivel madurativo alto participaron con compromiso e interés. Otros fueron interesándose paulatinamente. Otros, se mantuvieron inhibidos y poco comunicativos.

Nos preguntábamos antes de la experiencia y nos preguntamos ahora:

¿Es posible la educación de la sexualidad en personas con síndrome de Down y retraso madurativo?

La respuesta dependerá de la concepción de educación sexual que se considere. Desde nuestra ideología de trabajo en valores y en acotar la tarea acorde a las capacidades, podemos responder que sí es posible.

Sin embargo, pensamos que una breve experiencia, si bien, es importante, no es suficiente. Se hace imprescindible el cambio en los adultos, la educación sexual de los adultos relacionados con estos niños, tanto padres como docentes.

En esta escuela, sólo 6 madres se motivaron para recibir asesoramiento e información. en el caso de los docentes, pocos se motivaron este año, dejaron el tema en nuestras manos.

Las palabras de cierre de dos alumnos nos dan respuesta a nuestra pregunta

“Me enseñaron mucho, cosas que por tabú  no puedo preguntarle a mi mamá. Aprendí mucho para defenderme sola. Estoy muy agradecida. Lo vamos a llevar siempre cómo cuidarnos”  (Mujer, 28 AÑOS, con Retraso madurativo leve)

 

“Aprendimos videos, el ratón, Piquito, el sexo,  A decir que no. Gracias. Felices vacaciones. No se mueran. Las queremos mucho” (Varón, 24 AÑOS,  con Síndrome de Down)