PAGINA/12, 26 DE SEPTIEMBRE DE 2007
NOTA MADRE: Nati, más cerca de su identidad
“Muestra la apertura judicial”
 
Para la sexóloga Virginia Martínez Verdier, la autorización judicial a la joven cordobesa para que se realice la adecuación sexual marca un hito en el ámbito judicial y social de la Argentina. “Es una muestra de la apertura y del aggiornamiento de los jueces a este tipo de identidades”, sostuvo la especialista en diálogo con Página/12.

“Al igual que el fallo a favor de Mariela Muñoz, a quien la Justicia le otorgó un cambio de su identidad, esta resolución refleja una mentalidad más abierta y adelantada a los cambios sociales en beneficio de la joven, que al encontrar la aceptación legal de su identidad ganará la aceptación social”, analizó la psicóloga. La especialista fue consultada por la decisión del juez Rodolfo Alvarez de autorizar la cirugía de adecuación sexual a Nati, una joven de 17 años que sufre disforia de género. En otras palabras, tiene cuerpo masculino, pero su identidad es femenina.

“La medida judicial pone fin a esa situación traumática que vive desde pequeña y normaliza el conjunto entre lo biológico y lo legal. Su personalidad encontrará el equilibrio entre las dos facetas”, destacó. La especialista, en su trabajo cotidiano, identificó casos similares al de Nati. “Aunque son aislados y escasos, existen casos parecidos de chicos y chicas en conflicto con el género asignado. Los síntomas se reflejan más en la pubertad, cuando se ve a adolescentes mujeres con rasgos masculinos, por ejemplo. Allí surgen las complicaciones entre lo biológico, lo que dicta el género y lo legal”, describió. “Es una situación complicada que necesita de acompañamiento en el ámbito escolar, donde los chicos interactúan en términos hirientes”, señaló.

En cuanto al caso de Nati, Martínez Verdier aseguró que es prioritario un acompañamiento tanto de los padres como de los profesionales de la salud, antes y después de la operación. “Se debe garantizar un seguimiento antes de la cirugía, para que la experiencia sea menos traumática, como también luego de la operación, cuando comienza el proceso de readaptación”, explicó. “Es una situación confusa que puede ser superada con el tiempo y con la debida supervisión”, agregó.